0 0
Read Time:5 Minute, 3 Second

 

 

Les grains de kiwicha contiennent une forte proportion d’acides aminés essentiels, entre autres, la lysine, qui est un des acides aminés les plus rares dans les aliments d’origine végétale, qui est essentiel pour le développement des cellules cérébrales et de celles de la reproduction.

 

La kiwicha est un aliment presque parfait pour la nutrition humaine. On le nomme aliment fonctionnel en raison des énormes bénéfices qu’il apporte á l’être humain. Pour ses grains très petits on le connaît au Pérou comme le petit géant pour l’alimentation humaine.

 

On peut affirmer que l’amarante est un aliment du 21ème siècle, puisqu’il figure dans les programmes internationaux pour l’alimentation dans l’espace, approuvés par les spécialistes en diététique de la NASA aux Etats-Unis.

 

 

HISTORIA DE LA KIWICHA

 

Esta planta es originaria de los Andes, principalmente del Cusco, donde existen muchas variedades.

Algunos investigadores – según Hernán Velarde – afirman que fue un alimento destinado al uso exclusivo de los incas, amautas y los generales del imperio.

Fue declarada por los españoles durante el virreynato como la “planta maldita”, la “planta subversiva”, y se prohibió su uso expresamente por una “bula papal”.

El ingeniero Jaime Pacheco Navarro, catedrático de la Universidad Nacional San Antonio de Abad del Cusco, investigador de la trayectoria histórica de la “mágica” planta, afirma que con la llegada de los españoles se inició lo que puede calificarse como una guerra silenciosa, pero implacable para desplazar primero a los hombres de su tierra, a los dioses de sus templos y a sus especies alimenticias nativas, para suplantarlas por las que ellos trajeron.

Indica que contra esta “amaranthácea” (Kiwicha) se tomaron providencias especiales.

Y esto porque durante los primeros 100 años de la conquista los españoles no hallaron explicación posible al hecho de que los hijos de los mitayos y los yanacunas de las encomiendas “se mantuvieran robustos e inteligentes pese a la miseria dentro de la que estaban confinados y al trato brutal que recibían”.

El virrey Marqués de Cañete llegó a preguntar a su corte: ¿Por qué estas indias mugrosas siguen pariendo hijos sanos y robustos si las estamos golpeando en la matriz y la cabeza?

La respuesta la darían los fanáticos sacerdotes de la Santa Inquisición muchos años después, cuando otro virrey recibió un informe “sorprendente” sobre las “probadas y experimentadas cualidades de la KIWICHA, la planta subversiva” consumida por los indios secretamente. Seguramente habría encontrado alguna extraña relación entre las comunidades o poblaciones que consumían tal alimento y las constantes rebeliones quechuas o aymaras.

El consumo secreto de la “planta subversiva” era lo que seguía manteniendo la inteligencia despierta de los indios “adictos” y su fuerza y capacidad de reproducción incólumes.

El informe añadía una recomendación expresa: “La dominación de estos indios rebeldes jamás será completa mientras sigan consumiendo cierta planta cuyo fruto no es más grande que la cabeza de un alfiler”. Aparejado a este informe iba la descripción detallada de la KIWICHA, dibujos y otras especificaciones.

A solicitud de las autoridades eclesiásticas, se prohibió bajo pena de muerte el consumo de la KIWICHA, y los cultivos existentes fueron arrasados al amparo de una “BULA PAPAL” que excomulgaba a todo aquel que se atreviera a consumir el fruto de la “planta maldita”.

Transcurrieron los años, y la planta pasó al anonimato, empero su consumo no desapareció, aunque se redujo muy sensiblemente.

El redescubrimiento de esta planta se dio cuando un grupo de investigadores cusqueños buscaba un sustituto vegetal a los colorantes químicos, ante la alarmante certeza de que éstos son factores conducentes al cáncer.

La historia comienza cuando el ingeniero Luis Sumar Kalinowshi se contacta, con este propósito, con la Academia de Ciencias de los EE.UU. (NASS), en cuyos laboratorios se prueba fehacientemente que la KIWICHA, más que un colorante, es una planta alimenticia sin comparación en el mundo.

Una vez demostradas las virtudes de esta planta, se dieron los pasos para la realización del PROYECTO AMARANTHUS, que está apoyado por el Centro de Investigación de Cultivos Andinos. Los fondos del proyecto provienen de la NASS. Como contrapartida, la Universidad Nacional San Antonio de Abad pone sus técnicos y laboratorios a disposición del proyecto.

Este proyecto, que es impulsado por los ingenieros Luis Sumar Kalinowski, Oscar Blanco y Jaime Pacheco Navarro, es considerado, desde el punto de vista alimenticio, como uno de los más importantes en su género. Se dice que este cereal prehispánico a la postre “salvara a la humanidad de la desnutrición, igual que lo hizo la papa ya en dos oportunidades. La Kiwicha podría solucionar la falta de proteínas en un 60%”.

 

COCTEL DE KIWICHA

Ingredientes

  • 2 onzas de gin
  • 1 taza de leche evaporada
  • 1 huevo
  • 4 onzas de jarabe de goma
  • 1 cucharadita de jarabe de granadina
  • 1 taza de kiwicha tostada
  • 6 cubos de hielo

 

Preparación

Colocar todos los ingredientes en el vaso de la licuadora y mezclar hasta que la kiwicha quede totalmente triturada. Para servir, espolvorear con canela molida.

2 a 3 personas.

 

FLAN DE KIWICHA

Ingredientes

  • 6 huevos, separadas las claras de las yemas
  • 1 tasa de leche
  • 3 cucharadas de harina
  • 1 cucharada de mantequilla o margarina suave
  • 1 cucharada de algarrobina o miel de abeja (al gusto)
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1½ tasa de kiwicha en cereal

Preparación

Verter las yemas junto con la leche, harina, mantequilla, miel o algarrobina, la vainilla y la kiwicha en el vaso de la licuadora. Licuar hasta obtener un líquido ligeramente espeso. Si resultara demasiado espeso, agregar más leche. Verter a un recipiente.

Batir las claras a punto de nieve.

Agregar gradualmente las claras batidas a la mezcla licuada en movimientos envolventes.

Engrasar un recipiente para microondas y verter toda la mezcla.

Cubrir con film plástico y meter al horno microondas durante 20 minutos. Dejar 10 minutos dentro del horno una vez que éste se apague.

Probar si está listo introduciendo un probador o la punta de un cuchillo. La consistencia debe ser de un flan.

Enfriar y servir

4 personas.

 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %