0 0
Read Time:7 Minute, 8 Second

Bajo el efecto ultravioleta

19cc7e8porsolp

  Las estaciones son ciclos del año que nos traen además de temperaturas distintas, nuevos colores en los paisajes. La llegada del verano trae consigo inevitablemente un brillante sol y un aumento en la temperatura. En consecuencia, comenzamos a variar nuestros hábitos, nuestros regímenes alimenticios y la forma como nos vestimos. Es decir, lucimos ropa más ligera, comemos menos porque queremos lucir regios. Los rayos del sol nos hacen sentir bien y en poco tiempo lucimos ese bronceado que hemos soñado por casi todo un año.  Entonces nos preparamos para ese momento, bajamos de peso para estar en forma, nos hacemos un lindo corte de pelo, compramos un bikini de moda y una toalla que haga juego con ello y hacemos de nuestros fines de semana visitas a las playas de moda. Otro de los actos que se nos viene a la mente, es disfrutar el verano y aprovechar del sol para lograr que nuestro cerebro produzca la suficiente melatonina y serotonina, que ante la falta del brillo solar nos produce depresión y otros males, sobretodo en los países nórdicos.

Debemos, sin embargo, no caer en extremos y tomar las precauciones del caso por los peligros que los rayos solares nos traen, no exponiéndonos muchas horas al sol sin una adecuada protección que nos arruine lo saludable que significa para nuestro organismo tomar baños solares, debido a que el cambio climático mundial ha comenzado  a hacer sentir sus estragos en muchos lugares del planeta y las consecuencias de este fenómeno comienzan a lacerar la salud de los habitantes, sobretodo en las estaciones veraniegas, convirtiéndose en un peligro mundial en creces.  Muchas veces asociamos una piel radiante con buena salud, pero el color de la piel obtenido por excesiva exposición al sol, en realidad solo acelera el proceso de envejecimiento y aumenta el riesgo a desarrollar cáncer a la piel.

Muchos casos de cáncer a la piel, están ligados al sol de candela, que ha empeorado la calidad de vida de muchas poblaciones en el mundo, y esto es producto y debemos entender, que la energía solar también tiene su lado dañino. Esos son los rayos ultravioleta (RUV-B), que traspasan la piel y comienzan a generar cambios en las células de los seres humanos. Según los especialistas, este incremento de radiación ultravioleta se debe al adelgazamiento que ha sufrido la capa de ozono en diversos lugares del orbe. La mayoría de investigadores señalan, que hay pruebas crecientes de que el calentamiento global está vinculado a actividades humanas, sin embargo, otros especialistas afirman que los cambios actuales forman parte de un ciclo natural y no hay porque alarmarse.

Valederas o no, ambas posiciones, si no somos cuidadosos en nuestras exposiciones al sol sin una adecuada protección, podemos ser víctimas de los peligrosos melasmas, que se producen cuando el sol no solo broncea la piel si no la daña. Y, se trata de la aparición de manchas oscuras en el rostro por habernos expuesto mucho al sol, sin bloqueador o con alguno que no sea el adecuado para protegernos de los rayos ultravioleta.

5307271

Sin llegar a casos extremos como el cáncer, la exposición al sol causa también cambios en la piel que muchas veces asociamos como un proceso normal del envejecimiento.  Con el transcurrir del tiempo, los rayos ultravioletas (UV) dañan las fibras de la piel conocidas como elastina.  La elastina es una proteína con funciones estructurales que, a diferencia del colágeno que proporciona resistencia, confiere elasticidad a los tejidos.  Cuando estas fibras se rompen, la piel comienza a caerse, estirarse, y a perder su abilidad de regresar a su estado inicial.  La piel está propensa a hematomas y se quiebra fácilmente requeriendo mucho tiempo para sanar.

Por lo tanto, a pesar que el sol no haya ocasionado daños evidentes cuando eres joven, este deterioro se notará posteriormente a través de los años.

Hay que tomar en cuenta también, que los rayos ultravioleta (RUV-B), no solo son nocivos y patrimonio del verano. En muchas partes del mundo, estos también son dañinos en la estación primaveral y aún en otras estaciones del año. Por poner un ejemplo: En la ciudad de Arequipa, al sur del Perú, en las estaciones de verano y primavera, los volúmenes de energía solar en el día llegan a 7.5 Kilowatts hora por metro cuadrado, según el estudio del SENAMHI y el Ministerio de Energía y Minas de éste país. Y, estos rayos ultravioleta que traspasan la piel, han comenzado a generar cambios en las células de sus habitantes.

Los expertos que siguen estudiando este grave flagelo que sufre esa ciudad, manifiestan que la curva de (RUV-B), en los últimos años va en ascenso, y que el incremento de la radiación ultravioleta se debe al debilitamiento de la capa de ozono en la zona altiplánica de Sudamérica, que comprende el sur peruano, norte de Chile y parte de Bolivia. Sin embargo, los rayos ultravioleta en Arequipa, están potenciados por otro factor adicional, debido que se trata de una ciudad que es prolongación del desierto de Atacama, con un clima seco ubicada a 2,360 metros de altura, donde los rayos solares caen primero en ella que en poblados de la costa protegidos a menudo por nubosidad.

Lo cierto es, que los melanomas (tumoración pigmentada de la piel), en las últimas décadas en esta ciudad, con los casos de pacientes que llegan al Instituto de Neoplásicas del Sur (IREN-Sur), han aumentado alarmantemente, siendo muchos de ellos mortales y son atribuidos a las radiaciones ultravioleta. Por lo que el gobierno regional de arequipa, como una forma de prevenir mayores casos de cáncer a la piel, ha ordenado que al uniforme de sus trabajadores se agregue el sombrero de ala ancha como una pieza indispensable. La misma medida se ha hecho extensiva para escolares. Asimismo, la gerencia de educación, prohibió hacer actividades en las horas punta, donde la radiación solar es alta: 10.00 horas a 15.00 horas. Además se dispuso que las ceremonias organizadas a la interperie se harán debajo de una toldera. Estas medidas se han tomado con la finalidad que las próximas generaciones, no sufran los dolores de los que actualmente padecen postrados en una cama, desahuciados por el cáncer de piel, y solo aguardando el zarpazo de la muerte.

Hay que puntualizar también, que los diversos tipos de cáncer de piel producidos por los rayos ultravioleta, suelen padecerlo mujeres y hombres de piel oscura o blanca. Así tenemos, que los melasmas que suelen ser el comienzo de un cáncer de piel, si no se controla a tiempo, es padecido en mayor número por personas que tienen el pelo castaño oscuro, los ojos marrones y la piel de por sí morena y oscura. Y, en los melanomas tienen mayor riesgo las personas de tez blanca; que por raza tienen poca concentración de melanocitos en la piel, una suerte de fotoprotector natural que se activa con el estimulo solar. El protector natural es abundante en personas de piel trigueña o morena, que expuestas al sol adoptan una coloración tostada, para bloquear el ingreso de los rayos solares.

hepejgmd-1260202936-bg

 En conclusión, la humanidad entera deberá tomar severas precauciones, para no sufrir algún efecto nocivo por culpa del (RUV-B) rayos ultravioleta, que cada vez tienen más efecto en diversos lugares del orbe. Pero lo más importante será tomar conciencia que el planeta está cambiando, por causas del calentamiento global, y como señalan la mayoría de expertos, estudiosos de este tema, solo nos queda un periodo limitado de tiempo para hacer algo al respecto. Se necesita empezar a planear ahora, para poder enfrentar los efectos de este cambio en 20 o 30 años como afirma el reconocido experto en la materia: David Satterthwarte. Solo así podríamos parafrasear lo que decía Cicerón: « La vida es breve, pero lo suficientemente larga para hacer de ella una cosa buena y honesta ». De lo contrario, nos podríamos encontrar con grandes consecuencias en el futuro, quizás imprevisibles hasta el momento, pero peligro al fin.

Mientras tanto tú puedes tomar tus proprias precauciones, usa mucho protector solar en la piel todos los días con una protección mínima SPF 15, limita la exposición directa del sol especialmente al mediodía, evite las lámparas y las camas solares, revise los medicamentos que usa, algunos de ellos hacen que uno sea mas susceptible a las quemaduras de sol, usa lentes de sol que protejan los rayos ultravioleta.  No solo está en la humanidad misma poder evitarlo sino tú puedes crear esa diferencia en ti mismo.

Hasta la próxima

 

GIA MATEO

 

 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %